Noticias relacionadas

Si hay algo que se le ha achacado a Ernesto Valverde en el banquillo del Barça, a falta de títulos, es la carencia de un estilo de juego propio que identifique al equipo en cada partido. Una identidad que si poseía el conjunto catalán cuando Pep Guardiola estaba aún en el Camp Nou y que no se ha conseguido recuperar tras su marcha en 2013. 

El Barcelona ha estado varios años bagando por un desierto inhóspito en Europa, aunque en 2015 se topó con un oasis de éxito y frescura de la mano de Luis Enrique. Un año que terminó en triple, con la Champions en las vitrinas del Barcelona, y que no se ha vuelto a repetir.

‘Lucho’ no era un técnico que buscase mantener el ‘tiki-taka’ que tanto caracterizó al Barça, pero si lo hizo con el espíritu ganador azulgrana en Europa. Sin embargo, Valverde no ha conseguido ni una ni otra. Algo que hace que en la Ciudad Condal no se haga otra cosa que recordar la gloriosa época de Pep, con un icónico sextete y un juego que enamoró al mundo. 

Arteta y Guardiola, un tándem 

Esta nostalgia podía haber tenido una solución casi inmediata, o al menos con mimbres de futuro en ‘Camp Barça’. Y es que Guardiola ha estado formando en Manchester, con mimo y delicadeza, a su discípulo más especial en los banquillos: Mikel Arteta.


Mikel Arteta y Guardiola

REUTERS

Canterano del Barcelona, excentrocampista con técnica y visión de juego y figura experimentada en el fútbol de posición. El donostiarra militó en el Arsenal de Arsene Wenger de 2011 a 2014, un equipo que era lo más parecido al Barça de Guardiola que existía en aquel momento. Los enfrentamientos entre Gunners y azulgranas eran especiales, ya que se trataba de una lucha de poderes por hacerse con el control de balón. Los ‘locos bajitos’ de Xavi e Iniesta tenían sus homónimos en jugadores londinenses como Arteta o Fábregas.

Mikel creció al lado de Xabi Alonso durante nueve años, otra pieza importante del modelo de juego del ‘tiki-taka’ con el que España que ganó la famosa Triple Corona, y se había criado en La Masia. Fichó por los azulgranas con apenas 16 años y debutó con el Barcelona B en la temporada 1990/2000. Justo un año antes de marcharse al PSG en 2001 como cedido e iniciar su carrera en el extranjero, aquella que le llevó a Rangers y Everton, con una aventura intermedia en la Real Sociedad.

Objetivo: el ‘método Pep’

Colgó las botas a finales de la temporada 2015/2016 y, sin tiempo de espera, el mismo año de su retirada se enroló en las filas del Manchester City como técnico asistente. No quería perder el tiempo en su carrera como técnico. 

En aquella época el exjugador rechazó ofertas de Arsenal y Everton para sus banquillos: la prioridad de Arteta era seguir formándose de la mano de Guardiola, nutriéndose del estilo de juego que tanto ha deslumbrado al mundo en las últimas dos décadas.

Como segundo del catalán se encargaba de llevar el peso en los entrenamientos del Manchester City, donde Pep no podía desgastarse en exceso ante la alta carga de partidos que tiene el equipo. Lo que viene siendo habitual en la élite europea.



Mikel Arteta explica la seña de identidad del juego de Pep Guardiola

Guardiola pulió su juego con los matices de Arteta, quien venía de la misma cuna de la que nació él y compartía una visión similar sobre el fútbol. Mikel quiso mamar de la metodología de Pep, igual que el catalán hizo con Juanma Lillo cuando fichó por el Dorados de Sinaloa, en su último año de jugador, con vistas a su futuro en los banquillos. 

Llegada a los banquillos

Después de tres años acompañando a Guardiola, Arteta ha comenzado a volar solo en el Arsenal. Recientemente, el conjunto londinense anunciaba que su excentrocampista se haría cargo del equipo en un nuevo proyecto para devolver a los Gunners su esplendor de antaño. El tercer entrenador de la temporada en el equipo, tras Unai Emery y el exjugador Freddie Ljungberg

Arteta en su debut con el Arsenal


Arteta en su debut con el Arsenal

REUTERS

Por delante tendrá un duro trabajo en la que fue su casa. El equipo se encuentra undécimo en la tabla y en el debut del donostiarra no paso del empate a uno contra el Bournemouth. El estilo de Wenger se ha ido perdiendo con los años y el Arsenal transita por un camino inhóspito, sin un plan de juego, ni una filosofía de club, como tenía tiempo atrás. 

Alternativa a Valverde 

Este fichaje llega justo en un momento en el que se especulaba que Arteta podría ser el heredero de Pep en el Manchester City; sobre todo si el técnico abandonaba el club en 2021. Lo que no se contemplaba, pero que no sería una opción descabellada, es que el vasco fuera el sustituto de Ernesto Valverde en ‘Camp Barça’.

Se trata de un potencial Guardiola con 11 años menos, que ha crecido en los banquillo bajo la tutela del de Sampedor. Una figura que podía haberse tornado como un posible proyecto para recuperar el ‘tiki-taka’ en el Camp Nou. 

Ernesto Valverde, durante el partido


Ernesto Valverde, durante el partido

EFE

La apuesta hubiera sido arriesgada para la secretaría técnica del Barça, pero también lo fue la de Pep en 2008. Arteta ha crecido en la filosofía del conjunto azulgrana que instauró Johan Cruyff. Un perfil que siempre ha gustado en el Camp Nou, con predilección por el juego de creación y una firmeza pasmosa en la apuesta por los jóvenes valores. 

Con la continuidad de Ernesto Valverde pendiendo de un hilo, a la espera de lo que haga el técnico esta temporada en Europa, Arteta se torna como una opción interesante para el banquillo azulgrana. 

[Más información: Mikel Arteta abandona a Guardiola en mitad de la temporada y es nuevo entrenador del Arsenal]

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here