El caso de «Jack el Destripador», el asesino victoriano que desató el caos y el temor en Londres entre 1888 y 189, es uno de los mayores misterios de la historia de los crímenes seriales.


La identidad de “Jack el Destripador” sigue siendo uno de los misterios más investigados en la historia de los crímenes seriales. Pero ahora, en una carta inédita, un hombre, un barbero polaco, aparece ligado al asesinato de las cinco mujeres en el Londres victoriano.

El documento hallado en la biblioteca de una universidad al otro lado del mundo describe cómo uno de los principales sospechosos del caso – Aaron Kosminski – atacó a un conocido con unas tijeras menos de un año después de los asesinatos.

En una aparente referencia a los crímenes de “Jack el Destripador”, el autor, un asistente de la administración de la iglesia que se convirtió en sacerdote, escribe: ‘Es un milagro que no haya sido colgado por lo que le hizo a esas pobres chicas’.

La carta fue encontrada en un viejo libro en Australia durante una limpieza de existencias del departamento de Teología de la Universidad de Melbourne. El documento fue rescatado y vendido en eBay, donde el ‘Ripperólogo’ aficionado Tim Atkinson lo descubrió. Según el especialista, el texto es una bisagra en la historia “Jack el Destripador” porque es una prueba de que Kosminski era violento y agresivo.

Los escépticos de la teoría de Kosminski afirman que, aunque se sabía que el barbero polaco era un enfermo mental, no se sabía que era violento. “La carta muestra que Kosminski no era poco agresivo, sino todo lo contrario. La posibilidad de resolver el caso de Jack el Destripador se está acercando”, aseguró Atkinson.

Los investigadores le adjudican a “Jack el Destripador” el asesinato de cinco mujeres, conocidas como las “cinco canónicas” en el área de Whitechapel de Londres entre agosto y noviembre de 1888. A pesar de la similitud de cada lesión que dejó a sus víctimas, el culpable nunca ha sido encontrado.

En ese momento, la policía sospechaba que lo más probable era que el homicida en serie fuera un carnicero, debido a la forma en que sus víctimas fueron asesinadas y al hecho de que fueron descubiertas cerca de astilleros, donde se traía carne a la ciudad. Sin embargo, el barbero polaco era uno de los tres sospechosos, lo que alimenta la teoría de Atkinson.

La carta inédita ahora hallada, enviada en 1889 por el reverendo William Patrick Dott, cuenta el ataque a una mujer llamada Mary por ‘Kosminski’. También menciona a ‘Tilly’ – que se cree que hace referencia a Matilda Kosminski, la hermana del sospechoso. Y según datos de la época, el barbero judío polaco se mudó a Whitechapel siete años antes de que “Jack el Destripador” matara a las cinco mujeres.

La primera de las víctimas, Mary Nichols, fue encontrada muerta en la tarde del 31 de agosto de 1888, en una puerta de entrada en Buck’s Row, Whitechapel. Había sido destripada.

El cadáver mutilado de Annie Chapman fue encontrado en el patio trasero del número 29 de Hanbury Street a las 6 am, poco más de una semana después, el 8 de septiembre.

Elizabeth Stride fue encontrada muerta el 30 de septiembre en un patio de Dutfield, en la calle Berner. Se cree que el «Jack el Destripador» pudo haber sido interrumpido mientras le cortaba la garganta, ya que el resto de su cuerpo estaba intacto.

Más tarde, el mismo día, se encontró el cuerpo de Catherine Eddowes en Mitre Square, en la ciudad de Londres, con el útero y el riñón extirpados y las mejillas cortadas.

Mary Kelly, que fue la última víctima conocida de “Jack el Destripador”, fue encontrada en su habitación en Miller’s Court, en Dorset Street, el 9 de noviembre.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here