Sucedía cuando menos lo esperaba. De repente, era necesario para mí encontrar un rincón tranquilo y apartado en el que poder romper a llorar. En una ocasión me encontraba en el plató de una película en la que estaba trabajando. Estábamos grabando una secuencia larga y se podía palpar la energía entre los miembros del reparto. Todos estaban contentos y se respiraba un espíritu de celebración. Estaba rodeada de muchísima gente pero me sentía perdida y sola. Corrí de vuelta a mi caravana, me encerré en el baño y empecé a llorar.

Durante mi carrera como actriz de Bollywood he tenido muchos papeles diferentes, desde chicas jóvenes y dicharacheras que son el alma de la fiesta, hasta viudas afligidas, pasando por elegantes reinas. Sin embargo, el papel que realmente me ha cambiado ha sido uno de la vida real: el de una persona que lucha contra la depresión. El hecho de ser capaz de describir mi dolencia fue un importante primer paso en el camino hacia mi recuperación.


Turning Points: Global Agenda 2020.

The New York Times


Suscríbete

Iniciar sesión

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here