Arabia Saudí usa Djs e influencers para limpiar su imagen el día antes de la condena por Khashoggi

Noticias relacionadas

«La música puede cambiar el mundo porque puede cambiar a la gente». La frase de Bono, cantante de U2, se la ha aplicado Arabia Saudí en un intento de lavado de imagen que puede haber conseguido el efecto contrario.

El MDL Beast, festival de música electrónica, tuvo lugar el pasado fin de semana en Riyadh. Entre sus estrellas estaban Steve Aoki y David Guetta. Entre los invitados, nombres de ilustres ‘influencers’ como los actores Armie Hammer y Ed Westwick o las modelos Joan Smalls y Alessandra Ambrosio.

El objetivo era realizar el mayor evento musical de la región. A muchos de los invitados para mejorar la imagen del país se les ha acusado ahora de colaborar, haciendo propaganda, como el de Arabia Saudí. A cambio de publicar en sus redes sociales, con mensajes que llegaban a sus millones de seguidores, les daban un viaje pagado para disfrutar del festival.

Ver esta publicación en Instagram

What’s worse than an all white @revolve influencer trip? Cashing big fat checks in exchange for #content creation (aka propaganda) to rehabilitate the image of Saudi Arabia, a country said to be causing “the world’s worst humanitarian crisis”, according to the United Nations. According to anonymous sources, six-figure sums were offered for attendance and geo-tagged posts. ⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀ Following the government’s pre-meditated murder of journalist Jamal Kashoggi in October 2018 , the arrest of women’s rights activist Loujain al-Hathloul in May 2018, the outing of a gay Saudi journalist and his partner who began receiving death threats from their families (homosexuality is a crime in Saudi Arabia and punishable by death), and countless other human rights abuses, a bevy of supermodels, influencers, celebrities, and musicians convened in Riyadh for the inaugural @mdlbeast . According to @hypebeast , the electronic music festival is “one of the most significant musical events the region has ever seen”. ⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀ Saudi Arabia has been spending billions to change its image in the west, but this is sure to be the most expensive campaign yet. In a series of Instagram stories posted by transgender model @teddy_quinlivan , it was revealed that fellow model @emrata had turned down the trip, evidently aware of the country’s human rights crisis. “It is very important to me to make clear my support for the rights of women, the LGBTQ community, freedom of expression and the right to a free press. I hope coming forward on this brings more attention to the injustices happening there”, said Ratajkowski in a statement to Diet Prada. ⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀ Unfortunately, not all shared the same sentiments. There are simply too many attendees to name. Dieters, feel free to tag any attendees you know of… just in case they haven’t been reading the news. • #propoganda #jamalkashoggi #humanrights #humanrightsabuse #lgbtq #lgbtqrights #freespeech #journalism #independent #womensrights #mdlbeast #edm #electronicmusic #supermodel #influencer #content #riyadh #emrata #emilyratajkowski #teddyquinlivan #model #celebrity #dj #electronicmusic #musicfestival #wtf #smh #government #corruption #dietprada

Una publicación compartida de Diet Prada ™ (@diet_prada) el 21 Dic, 2019 a las 2:04 PST

Una de las personas que se negó a participar, la modelo Emily Ratajkowski, justificaba su decisión: «Es muy importante para mí dejar en claro mi apoyo a los derechos de las mujeres, la comunidad LGBTQ, la libertad de expresión y el derecho a una prensa libre. Espero que avanzar en esto atraiga más atención a las injusticias que ocurren allí».

La modelo realizó estas declaraciones a Diet Prada, una cuenta de Instagram centrada en denunciar los problemas de la industria de la moda en cuanto a plagio y apropiación cultural. Según la misma, Arabia Saudí ofreció a estos ‘influencers’ cantidades de dinero que llegaban a las seis cifras.

Halima Aden, modelo estadounidense pionera en usar el hijab en su trabajo trabajando para una gran marca, era otra de las invitadas. Tanto ella como Ambrosio revelaron que habían recibido dinero por sus publicaciones.

El caso Khashoggi

«¿Has encontrado el cuerpo de Jamal Khashoggi mientras estabas allí?«. La pregunta la hacía el periodista Yashar Ali a Armie Hammer, que decía en Instagram que el festival era «realmente especial» y que «se sintió como un cambio cultural».

De hecho, el actor lo comparaba con «Woodstock en la década de 1960». «La evolución social es lenta y lleva tiempo, pero de lo que pude ser parte me sentí como una semilla gigante de crecimiento. Las personas que se lancen a la experiencia liderarán una revolución cultural que todos debemos respaldar y apoyar», decía en su publicación.

El festival ha tenido lugar poco más de un año después del asesinato de Khashoggi, periodista saudí crítico con el régimen. La propia CIA ha acusado a Mohamed bin Salmán, príncipe heredero, fue el que ordenó el asesinato.

Su caso ha afectado severamente al Gobierno saudí y su imagen en el exterior. Y sigue vigente. Este mismo lunes cinco personas han sido condenados a muerte por el asesinato.

Cambio de imagen 

Este festival forma parte de una serie de medias tomadas por el régimen saudí para intentar influenciar a la opinión pública y afectar a la visión que se tiene del país en el resto del mundo.

A finales del pasado septiembre, abrió sus puertas a los turistas extranjeros con un renovado régimen de visas destinado a 49 países. Lo hacía junto a una petición a las compañías extranjeras para que invirtieran inviertan en un sector en el que esperaban un importante crecimiento.

Con la nueva normativa, las abayas dejaron de ser obligatorias para las mujeres turistas, aunque se seguía requiriendo un vestido modesto. Las visas pasaron a estar disponibles de manera ‘online’, sin restricciones para las mujeres no acompañadas como pasaba anteriormente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *