Las democracias occidentales han cedido terreno a China y las autocracias, mientras la corrupción y la desigualdad han ido a peor. ¿Puede una generación de manifestantes cambiar el rumbo?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here