La empresaria fue acusada de apropiación cultural y se armó un debate en las redes sociales.

Kim Kardashian ​termina el año con una nueva polémica a sus espaldas. Este 2019 la empresaria tuvo que hacer frente a las críticas por el nombre de su primera línea de fajas, por copiar el estilo de los años 90 de Naomi Campbell y recientemente por el uso excesivo del photoshop en su saludo navideño junto a su familia. Pero la esposa de Kanye West sumó otro caso polémico a pocos días de despedir la década.

Diet Prada, la cuenta de Instagram especializada en denunciar casos de plagio en la industria, fue la responsable de incendiar las redes sociales con la última portada de Kardashian. En Instagram se tildó a Kim de “racista” por aparecer en la revista ‘7 Hollywood Magazine’con la piel en un tono mucho más moreno del habitual, un detalle que no pasó desapercibido para la cuenta.Newsletters Clarín Lo más leído del día

En la fotografía en cuestión la estudiante de derecho posa como si fuera una diva de Hollywood ​con un vestido muy ceñido y de corte sirena, repleto de lentejuelas negras, de Thierry Mugler. Un diseño con un llamativo escote con el que se vuelve a dejar constancia de que la empresaria se convirtió en la mejor embajadora del diseñador francés.

La portada de la polémica.

Pero el vestido pasa a un segundo plano por el color de piel de Kim, que posa en una cama con el pelo cardado y un maquillaje centrado en un eyeliner mercado y los labios nude. Diet Prada pregunta directamente a sus seguidores si la madre de North West se pasó con los rayos UVA y si creen que es “racista”.

Un caso de apropiación cultural que varios usuarios dijeron que no lo veían así, mientras que otros dejaron sus comentarios en los que apuntan que no entienden por qué Kim se pintó su piel cuando su propio marido es negro, así como varios de sus amigos. “El maquillaje negro está bien porque sus hijos son negros”, afirma una seguidora con ironía, mientras que otros piden que se acabe de una vez por todas esta práctica conocida como ‘blackface’.

La publicación que la dejó en evidencia.

Ante estas acusaciones Kim no se quedó callada y manifestó que el color de su piel que se ve en las imágenes es el real y que toda esta polémica es mentira. Una afirmación que quedó desmentida con el video que publicó la revista en el que se puede apreciar perfectamente que durante la sesión su piel era mucho más clara y utilizó photoshop para oscurecerla en la portada.

El estilo de Kim Kardashian que levantó polémica.

Fuente: La Vanguardia

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here